Lipoescultura Tridimensional

La lipoescultura tridimensional es una cirugía que permite redefinir la silueta.  El contorno corporal del hombre y de la mujer biológicos son distintos, así como las zonas donde habitualmente se acumula la grasa y que confieren al cuerpo una silueta más estéticamente masculina o femenina.

Si bien es cierto que la hormonación consigue cambios en el cuerpo del hombre transexual que lo acercan al estereotipo estético de varón, no siempre se consigue completamente. La causa está en que la grasa se acumula de forma diferente en hombres y mujeres. La lipoescultura tridimensional permite moldear el contorno corporal acercándolo aún más a la silueta propia del género del paciente.

Esta intervención puede realizarse antes o después de la Cirugía de Reasignación Genital y los pacientes consiguen resultados muy satisfactorios.

La lipoescultura tridimensional en hombres transexuales es una técnica que permite eliminar aquellos depósitos de grasa localizados en zonas específicas del cuerpo: barbilla, cuello, mejillas, brazos, contornos del pecho, abdomen, nalgas, caderas, muslos, pantorrillas y tobillos, para otorgar al contorno corporal un aspecto más masculino.

Este tipo de intervención sirve para remodelar la figura y no para perder peso, pues está indicada en aquellos hombres que están dentro de un peso normal según su constitución.

Si la lipoescultura es muy localizada y la zona es pequeña, se aplicará anestesia local combinada con sedantes, aunque también existe la posibilidad de usar el bloqueo epidural. En cambio, si la operación se practica en una zona extensa, es probable que se use anestesia general.

La lipoescultura, que suele durar entre 1 y 3 horas, dependiendo de la zona y la cantidad de fluido a succionar, debe combinarse con otra intervención adicional en aquellas personas con pieles colgantes y poco elásticas. Las cicatrices son muy pequeñas y se localizan estratégicamente para que apenas se aprecien.
Con el objetivo de ayudar a moldear la nueva figura, se usará una prenda de compresión elástica durante las siguientes 3 o 4 semanas.

Aunque pasados unos 3 o 7 días el paciente ya podrá reincorporarse a su vida laboral, es muy recomendable que no haga esfuerzos durante las 2 primeras semanas.
Los resultados, que serán visibles de forma paulatina –se empiezan a observar entre 1 y 2 meses-, no se apreciarán por completo hasta los seis meses.

La lipoescultura tridimensional es una cirugía que permite redefinir la silueta.  El contorno corporal del hombre y de la mujer biológicos son distintos, así como las zonas donde habitualmente se acumula la grasa y que confieren al cuerpo una silueta más estéticamente masculina o femenina.

Si bien es cierto que la hormonación consigue cambios en el cuerpo del hombre transexual que lo acercan al estereotipo estético de varón, no siempre se consigue completamente. La causa está en que la grasa se acumula de forma diferente en hombres y mujeres. La lipoescultura tridimensional permite moldear el contorno corporal acercándolo aún más a la silueta propia del género del paciente.

Esta intervención puede realizarse antes o después de la Cirugía de Reasignación Genital y los pacientes consiguen resultados muy satisfactorios.

La lipoescultura tridimensional en hombres transexuales es una técnica que permite eliminar aquellos depósitos de grasa localizados en zonas específicas del cuerpo: barbilla, cuello, mejillas, brazos, contornos del pecho, abdomen, nalgas, caderas, muslos, pantorrillas y tobillos, para otorgar al contorno corporal un aspecto más masculino.

Este tipo de intervención sirve para remodelar la figura y no para perder peso, pues está indicada en aquellos hombres que están dentro de un peso normal según su constitución.

Si la lipoescultura es muy localizada y la zona es pequeña, se aplicará anestesia local combinada con sedantes, aunque también existe la posibilidad de usar el bloqueo epidural. En cambio, si la operación se practica en una zona extensa, es probable que se use anestesia general.

La lipoescultura, que suele durar entre 1 y 3 horas, dependiendo de la zona y la cantidad de fluido a succionar, debe combinarse con otra intervención adicional en aquellas personas con pieles colgantes y poco elásticas. Las cicatrices son muy pequeñas y se localizan estratégicamente para que apenas se aprecien.
Con el objetivo de ayudar a moldear la nueva figura, se usará una prenda de compresión elástica durante las siguientes 3 o 4 semanas.

Aunque pasados unos 3 o 7 días el paciente ya podrá reincorporarse a su vida laboral, es muy recomendable que no haga esfuerzos durante las 2 primeras semanas.
Los resultados, que serán visibles de forma paulatina –se empiezan a observar entre 1 y 2 meses-, no se apreciarán por completo hasta los seis meses.