Aumento de Glúteos

Es indiscutible que los hombres y mujeres biológicos tienen la zona glútea diferente tanto en forma como en volumen. La hormonación consigue dar a la mujer con disforia de género unas curvas más acordes con su género. Pero en algunos casos la forma final de sus glúteos no acaba de satisfacerle o no cumple con sus expectativas.

La cirugía plástica ofrece la posibilidad de aumentar los glúteos, de darles volumen o remodelar el contorno de la zona glútea en aquellas mujeres que la tienen atrofiada. Esta intervención se realiza utilizando unos implantes, aunque, a veces, también se puede combinar con una lipoescultura y una remodelación de la zona, para que el resultado sea óptimo.

La intervención

Los preparativos

Durante la consulta, la paciente debe explicar al cirujano de manera franca qué espera de la intervención y escuchar su opinión y su consejo.
El cirujano analizará tanto la zona a tratar como la calidad de la piel.

A partir de aquí, el cirujano le explicará cuál es la técnica más adecuada en su caso y los resultados finales que puede esperar. También le informará de cómo transcurrirá la intervención y el postoperatorio. Si tiene alguna duda o incertidumbre, éste es el momento de plantearla.

La intervención

Aunque la elección del tipo de anestesia dependerá del cirujano y su equipo médico, el aumento de glúteos o nalgas se realiza, en la mayoría de los casos, con anestesia general o peridural. Es una intervención relativamente corta, pues dura entre una y dos horas.

La técnica utilizada consiste en realizar una pequeña incisión, de 5 a 7 cm, en la zona interglútea. Después se crea un bolsillo dentro del glúteo mayor y, allí, se introduce el implante.

La recuperación

La recuperación de la paciente es bastante rápida, aunque durante los 2 primeros días después de la intervención, la paciente deberá evitar sentarse para no desplazar los implantes. Puede notar cierta molestia al apoyarse debido al hinchazón, que a los pocos días habrá disminuido notablemente.

Al cabo de una semana o diez días, la paciente podrá volver a su vida cotidiana, aunque no deberá practicar deporte hasta pasadas tres semanas o un mes, siempre y cuando evite deportes en los que pueda recibir un golpe fortuito en las nalgas (fútbol, tenis, equitación, etc.).

El resultado

Los resultados son visibles desde el primer día, aunque no serán los definitivos, pues la paciente deberá esperar a que baje la hinchazón para comprobar tanto la forma como el volumen finales. Las cicatrices quedan disimuladas en los pliegues y al cabo de algunos meses se vuelven inapreciables.