Lipoescultura tridimensional

La hormonación consigue cambios en el cuerpo de la mujer con disforia de género o transexual femenina que la acercan a la figura de las mujeres biológicas pero sin conseguirlo completamente. La grasa se acumula de forma diferente en hombres y mujeres biológicas. La lipoescultura tridimensional permite moldear el cuerpo y darle las curvas propias de su género.
Esta intervención puede realizarse antes o después de la Cirugía de Reasignación Genital y las pacientes consiguen resultados muy satisfactorios.

¿Qué es la lipoescultura tridimensional?

La lipoescultura tridimensional es una técnica que permite eliminar aquellos depósitos de grasa localizados en zonas específicas del cuerpo: barbilla, papada, mejillas, brazos, contornos del pecho, abdomen, nalgas, caderas, muslos, pantorrillas y tobillos, aunque la más habitual es la lipoescultura de cintura, que permite moldear las curvas de la mujer transexual o con disforia de género para asemejarlas a la de la mujer biológica.

La intervención

Los preparativos

El cirujano elaborará el historial clínico de la paciente, determinará dónde residen los depósitos de grasa y le recomendará la técnica más adecuada. Debe comentarle los aumentos o pérdidas de peso significativas que haya experimentado a lo largo de su vida.

La intervención

La intervención suele durar entre 1 y 4 horas. Si la lipoescultura no es extensa se aplicará anestesia local combinada con sedantes para que la paciente esté relajada durante la intervención. Depende de la zona, también existe la posibilidad de usar el bloqueo epidural, similar a la anestesia usada durante el parto. En cambio, si la lipoescultura se practica en una zona extensa, el cirujano optará por la anestesia general.

Las personas que tienen una piel firme y elástica gozarán de una silueta final mejor, en cambio las pacientes con pieles muy colgantes necesitarán una intervención quirúrgica adicional que hará desaparecer el exceso de piel para que ésta se adapte al nuevo contorno.

La grasa se acumula en lugares distintos en los hombres y en las mujeres biológicos. Por ello, en las lipoesculturas a mujeres transexuales o con disforia de género puede utilizarse la técnica de “injerto graso”. Esta técnica quirúrgica consiste en redistribuir la grasa, es decir, la grasa extraída de una zona no deseada, como el abdomen, se puede utilizar para reinyectarla en otras partes del cuerpo que la paciente desee hacer más prominentes como las caderas o los glúteos. Aunque el mantenimiento de esta grasa no es del 100 % y varía de una paciente a otra, en muchas ocasiones esta técnica consigue resultados estéticamente notables.

La recuperación

Después de la intervención se debe usar una prenda de compresión elástica durante unas 3 o 4 semanas que ayudará a moldear la nueva figura. Tan pronto como sea posible, su cirujano le aconsejará que empiece a andar, aunque no podrá hacer esfuerzos durante unas dos semanas. Es posible que la paciente pueda reincorporarse al trabajo pasados unos 2 o 3 días -como máximo una semana -, aunque será el cirujano quien valorará cada caso y quien aconsejará según el tipo de intervención y recuperación.

Los resultados

La lipoescultura tridimensional es una técnica efectiva y segura que le proporcionará una nueva figura sin apenas cicatrices. Los resultados no se ven de una manera inminente, a causa de la inflamación, sino que es un proceso paulatino que dura entre uno o dos meses, aunque dependiendo de la intervención puede alargarse hasta los seis meses.

Pese a lo que algunas personas opinan, los resultados de una lipoescultura son permanentes, si se cuida la alimentación y se practica ejercicio. Y en el caso de un aumento de peso, éste suele producirse de una manera más uniforme y armónica, respetando las nuevas formas de su cuerpo y sin formarse acumulaciones de grasa allí de donde se extrajeron.