Rinoplastia

¿Qué es la rinoplastia?

La rinoplastia o cirugía para la reconstrucción de nariz es una intervención que permite aumentar o reducir el tamaño de tu nariz, cambiando la configuración: forma del puente o de la punta; tamaño de los orificios nasales o el ángulo comprendido entre la nariz y el labio superior. Se utiliza también para corregir defectos de nacimiento o post traumáticos, así como problemas de respiración nasal.
La rinoplastia es una de las intervenciones más comunes para feminizar el rostro y actualmente permite conseguir resultados muy naturales y acordes con la nueva armonía del rostro. Gracias a esta intervención se consigue dulcificar las facciones, dando una imagen más juvenil, con unos rasgos más finos y femeninos.
Esta intervención puede realizarse tanto antes como después de la vaginoplastia.

La intervención

Los preparativos

Durante la primera consulta, el cirujano estudiará la forma de la nariz que desea obtener, teniendo en cuenta que esta cirugía ha de permitir dar a su rostro unas facciones más femeninas y acordes con su género. Él le asesorará sobre los factores que intervienen en la operación y sus resultados, incluyendo tabique nasal y cartílago, forma de su cara, grosor de la piel, edad y expectativas.
Su cirujano le preguntará acerca de su historial médico y le dará las pautas a seguir antes de la intervención.
Si tiene alguna duda, éste es el momento de plantearla. Es importante que confíe y se deje aconsejar por su cirujano.

La intervención

La rinoplastia, que se practica tanto con anestesia local como general, dependiendo de las necesidades de cada paciente, es una intervención que suele durar entre una y dos horas, aunque en casos complejos puede alargarse algo más.
La estancia en el centro hospitalario dependerá principalmente del tipo de anestesia que el equipo médico haya utilizado y del historial médico del paciente.

La recuperación

La rinoplastia se realiza mediante una incisión interna en la nariz, por lo que no deja cicatrices visibles, y en el caso de que la técnica empleada sea “abierta” o se reduzcan las alas nasales, las cicatrices son imperceptibles.
Dependiendo de la persona y del tipo de intervención, pueden aparecer algunos hematomas que desaparecerán a los 5 o 7 días de la operación.

Los resultados

Los resultados, los podrá apreciar a los 15 días de la cirugía, aunque a lo largo de todo el primer año, después de la intervención, irás notando pequeños cambios.

Si deseas ver un vídeo sobre la feminización facial haz clic aquí.