Supresión de Arcos Supraciliares

Los arcos supraciliares, es decir, el reborde o engrosamiento de los huesos que hay encima de las cejas, son un rasgo propio de los hombres biológicos. En un rostro femenino, esta característica lo masculiniza y le otorga un aspecto y expresión endurecidos. Por ello, la feminización facial también pasa por la supresión de dichos arcos.

Para modificar la frente se procede al limado y/o remodelado del seno frontal para suavizar su prominencia. En la misma intervención también se puede descender la línea del cabello. De esta manera, se consigue una frente más femenina y se mejoran también los rasgos de los ojos.

Debemos tener en cuenta que el rostro femenino es ovalado mientras que el masculino es más cuadrado. Por ello, en muchas ocasiones también es necesario cambiar estos rasgos modificando los ángulos de la mandíbula y del mentón a través de la cirugía de feminización facial.