Aumento o perfilamiento de labios

Las mujeres suelen tener unos labios más carnosos y definidos que los hombres. Esta diferencia se nota especialmente en el labio superior que, además, con la edad, tiene mayor tendencia a adelgazarse y a aplanarse perdiendo así su forma característica.

Llamamos aumento de labios o queiloplastia de aumento a la técnica que consiste en aumentar el volumen de los labios y darles un contorno más pronunciado (perfilamiento) introduciendo un producto de relleno.

Actualmente, y gracias a la evolución de las técnicas, el aumento de labios puede realizarse en una consulta autorizada. Sólo en algunos casos concretos, esta intervención se realiza en un quirófano dentro de un centro hospitalario. Las técnicas más habituales para llevar a cabo un aumento de labios son las que utilizan injertos de grasa, implantes de colágeno o un compuesto de ácido hialurónico.

La sustancia se introduce en los labios mediante una inyección con una aguja muy pequeña y fina que no produce ningún dolor y no deja ningún tipo de cicatriz.

El tratamiento dura de 10 y 15 minutos y se realiza, generalmente, bajo anestesia tópica, dependiendo del paciente y de las preferencias del médico.

La recuperación es prácticamente inmediata y los resultados se aprecian al momento. Debe tenerse en cuenta que, tanto el colágeno como el ácido hialurónico no son permanentes y se reabsorben con el tiempo. En el caso del colágeno, es necesario repetir la acción a los seis meses, aunque si se ha elegido el ácido hialurónico, es posible que éste dure hasta más de un año.