Preoperatorio

Referencias para el cirujano

Antes de someterse a la intervención de reasignación sexual es necesario cumplir con ciertos requisitos, ya que los cambios a los que se enfrenta el paciente son irreversibles.

Por tanto, los siguientes requisitos son indispensables antes de dar el paso a la Cirugía de Reasignación Genital:

  • Ser mayor de edad;
  • Mantener un contacto con un psicólogo/psiquiatra para descartar que exista una alteración psicológica transitoria y certificar que efectivamente se trata de un proceso real de transexualidad;
  • Poseer un certificado expedido por un psiquiatra que acreditará el diagnóstico de Disforia de género (requisito legal indispensable para realizar la intervención);
  • Haberse sometido a un tratamiento hormonal, dirigido por un endocrinólogo, como mínimo durante 12 meses a un año antes de la intervención (salvo contraindicaciones o que el paciente no quiera o no pueda someterse a la hormonación);
  • Firmar un consentimiento informado, del cual puede pedir una copia, donde se le informará tanto de la irreversibilidad como de las complicaciones propias de la cirugía.

La visita con su cirujano

Tanto la primera visita con el cirujano como las siguientes son muy importantes, por lo que el paciente no debe faltar a ninguna. Durante la consulta el cirujano realizará un completo historial médico y realizará las pruebas necesarias.

Es imprescindible confiar en el cirujano que le va a intervenir, plantearle de manera franca qué espera de la intervención y escuchar su opinión y consejo.

Durante la primera consulta, el cirujano analizará su salud, realizará un historial médico exhaustivo y le recomendará la técnica más adecuada. Debe comentarle si toma algún tipo de medicamento, así como si consume tabaco, alcohol o drogas. El cirujano informará al paciente de cómo transcurrirá la intervención y el postoperatorio y cuáles son los resultados esperados. Este es el momento de plantear incertidumbres y aclarar cualquier tipo de duda.
De la misma manera, el paciente debe esperar que el cirujano lo escuche cuando hable de sus síntomas, sus dilemas y su vida. De este modo, la relación médico-paciente se afianza.

Durante la consulta, el cirujano indicará al paciente cómo prepararse: cuándo y cómo dejar la terapia hormonal, qué pruebas debe realizarse, medicamentos que deberá tomar o dejar de tomar, etc.; le explicará con todo detalle cómo se va a desarrollar todo el procedimiento: el tipo de anestesia que usará, los riesgos y limitaciones en su caso concreto, etc. Este es el momento para plantear sus incertidumbres y aclarar cualquier tipo de duda.