Metaidoioplastia

¿En qué consiste la Metaidoioplastia?

La metaidoioplastia es la cirugía de reasignación genital cuyo objetivo es la creación de un neopene con unos genitales externos de acuerdo con su género que permitan la micción en bipedestación y una estimulación erógena satisfactoria.

Esta técnica quirúrgica permite la reconstrucción de un microfalo de unos 3 a 6 centímetros de longitud por 1,5 a 2 centímetros de diámetro. Este neopene cumple con la mayoría de los requisitos funcionales pero el resultado no permite la penetración sexual.

Los preparativos

Para conseguir un micropene a través de la técnica de la metaidoioplastia es necesario que, previamente, se someta a un tratamiento androgénico que consiga aumentar considerablemente el tamaño del clítoris. Su cirujano le aconsejará cómo y cuándo seguir este tratamiento.

El ingreso

El paciente ingresará el mismo día de la intervención en el centro hospitalario. En las horas previas se realizarán los controles pertinentes y permanecerá ingresado unos 5 días hasta su alta hospitalaria.

La intervención

La Metaidoplastia es una técnica que utiliza el clítoris, previamente hipertrofiado a través de un tratamiento hormonal, para conseguir un micropene. El resultado es un pene de pequeño tamaño pero sensible, erógeno y eréctil.

Esta técnica se realiza siempre bajo anestesia general y suele durar entre 5 y 6 horas.

Para construir una uretra desde la base del clítoris hasta la punta, el cirujano utilizará un injerto de la pared anterior de la vagina (con una longitud aproximada de 5 a 7,5 centímetros y una anchura de 2 a 3 centímetros) y un colgajo con la piel del labio menor.

Con todo ello el cirujano consigue una forma tubular para lograr el alargamiento de la uretra.

Durante la misma intervención, los labios mayores son movilizados dorsalmente y unidos en la línea media para formar un nuevo escroto. Una vez realizada la bolsa escrotal, se colocan implantes testiculares de siliconas. La implantación de las prótesis testiculares se puede realizar durante el mismo acto quirúrgico o ser pospuesta a una segunda intervención en función del criterio quirúrgico.

La recuperación

Tras las primeras 48h se permite la movilización del paciente.
A pesar de que será dado de alta a los 5 o 6 días de la intervención, el paciente deberá llevar una sonda vesical durante al menos 21 días.

Posibles complicaciones

Las complicaciones que con más frecuencia se pueden presentar son:

  • Infección
  • Sangrado: es posible experimentar un episodio de sangrado durante o después de la intervención.
  • Extrusión de la prótesis testicular.
  • Fístula uretro-cutánea: comunicación de la uretra con la piel escrotal.
  • Estenosis uretral: disminución del diámetro de la uretra.
  • Fístula vesico-vaginal: comunicación entre la vejiga y la vagina