Histerectomía y anexectomía

¿Qué es la Histerectomía y anexectomía?

La histerectomía y la anexectomía es la técnica quirúrgica mediante la cual se procede a la extirpación de la matriz y los ovarios. Esta intervención tiene como objetivo evitar el efecto de las hormonas femeninas que producen los ovarios, así como las posibles enfermedades que puedan asentarse en los genitales internos femeninos, que parecen potenciarse con el consumo de hormonas masculinas. Además, supone la base de la cirugía posterior de reasignación de género.

La intervención

El paciente ingresará el mismo día de la intervención en el centro hospitalario. A lo largo de esas horas se realizarán los controles pertinentes y se preparará el intestino y la zona que va a ser afectada para la intervención.

La histerectomía y anexectomía se realiza bajo anestesia general. El equipo médico de la Unidad de Género del  Instituto de Cirugía Plástica Dr. Ivan Mañero realizará esta intervención escogiendo, para cada caso, la técnica más adecuada. Existen tres vías básicas por las que abordar la operación:

Vía abdominal: Consiste en practicar una pequeña incisión abdominal baja que, posteriormente, queda disimulada por el vello púbico. A partir de esta incisión se procede a la retirada de la matriz y los ovarios.

Vía laparoscópica: Esta técnica requiere practicar tres incisiones separadas, a partir de las cuales se introduce un gas (el anhídrido carbónico) que hincha el abdomen. Al ingresar a la cavidad abdominal mediante el uso de pinzas laparoscópicas, se procede a la extracción del útero y los anexos.

Vía vaginal: Esta técnica resulta muy compleja de aplicar en el paciente transexual y se deshecha de entrada, pues la misma se utiliza en casos de pacientes con prolapso uterino o en casos extremos en vaginas muy dilatadas por partos anteriores.

Utilizando cualquiera de las tres vías descriptas, el objetivo final de la anexohisterectomía total (retirar útero y ovarios) es acceder a la cavidad abdominal, separar la matriz y los ovarios de sus lugares de inserción y sus aportes sanguíneos con la extracción final de ambos órganos y el cierre cuidadoso del abdomen.

La práctica de esta intervención por un cirujano experimentado permite realizar maniobras que dejan el campo preparado para las operaciones posteriores de reasignación de género. Este hecho disminuirá las complicaciones posteriores y garantiza un resultado más satisfactorio.

La recuperación

Al día siguiente de la intervención el paciente podrá empezar la alimentación y se podrá levantar y caminar (permanecer en la cama o estirado durante muchas horas puede retrasar la recuperación e incluso provocar alguna complicación). A las 48/72 horas de la intervención es posible que el cirujano decida darle el alta.